Usos y aplicaciones de un manto asfáltico

Toda vivienda o edificación cumple la vital función de proteger y salvaguardar las personas u objetos que allí residen o visitan con frecuencia, de allí la importancia de aportarle a estas construcciones características que permitan su preservación estructural, qué más beneficios que realizar una correcta impermeabilización a sus diferentes zonas con un manto asfáltico.

Hemos hablado del paso imprescindible de impermeabilización de techos de madera, sin embargo, las aplicaciones del manto asfáltico alcanzan muchas más zonas de una construcción de lo que pudiéramos imaginarnos.

Todo aquello que se encuentre expuesto a la humedad está en riesgo de daños graves estructurales y peor aún repercusiones en la salud de quienes lo habiten. Un manto asfáltico tiene el poder de proteger y postergar a vida útil de los espacios vulnerables al daño por agua.

Espacios como baños y cocinas, balcones y terrazas, parqueaderos, fosos de ascensores, muros de cimentación, cubiertas planas e inclinadas, impermeabilización de techos provisionales, piscinas y jardineras, cubiertas verdes, marquesinas y ventanas, entre otros sectores que requieran protección contra el agua.

Cada una de estas zonas a impermeabilizar cuenta con necesidades específicas a solucionar, de esta manera requiere de un manto asfáltico que cumpla con las propiedades particulares para cada una de sus exigencias.

También le puede interesar leer: Fieltros y mantos para impermeabilizar: Su escudo contra la humedad

Las propiedades de un manto asfáltico aportan además de protección, aspectos como reducción de temperatura y ahorro de energía, esto debido a que el manto asfáltico reduce la temperatura sobre la cubierta y los muros, permitiendo la reducción simultánea del flujo térmico neto del edificio y disminuyendo costos por el uso de aires acondicionados.

En el caso de la impermeabilización de techos con reflectividad solar, hacemos referencia a manto asfáltico con foil de aluminio, es decir, aquel manto asfáltico que posee un recubrimiento metálico en una de las caras del manto asfáltico.

Este cubrimiento en aluminio le suministra propiedades de confort térmico a la vivienda, así mismo contribuye a la disminución de las islas de calor en las ciudades, en otros términos, controla el incremento de las temperaturas en las zonas urbanas en comparación a las rurales.

El manto asfáltico con acabado de aluminio es recomendado para cubiertas planas, inclinadas, ambas expuestas a los rayos del sol. Su elongación es de aproximadamente 50%, su resistencia a climas extremos es de -20°C hasta 60°C sin deteriorarse.

Recordemos que un manto asfáltico es fabricado bajo compuestos de asfaltos modificados con polímeros, copolímeros y elastómeros. Sus características pueden variar entre refuerzos en su estructura central en base a poliéster o en base a fibra de vidrio.

En cuanto al confort acústico, la instalación de un manto asfáltico provee a las viviendas un sistema que brinda un excelente comportamiento acústico, ya que estos tienen la capacidad de reducción del ruido en un 75% en cuanto a ruidos de impactos producidos por caída de lluvia u objetos.

También le puede interesar leer: Recomendaciones para la instalación de un manto asfáltico

Todas estas propiedades que tienen los mantos asfálticos en común proporcionan a su vivienda, seguridad, durabilidad y calidad gracias a los altos estándares de calidad de nuestros productos, además de su larga vida útil por su garantía aproximada de 15 años.

¡Escríbenos!